Por: Martin Brandt

 

El primer EP de Adiós Cometa es una joya, inicialmente los escuche cuando sacaron el sencillo Franco que ahora es parte de este EP. Su sonido indie rock limpio pero lleno de reverberación y delay es un manjar para mis oídos. El EP fue producido por Ale Fdz que hizo un excelente trabajo de producción, grabación y mezcla.

 

«Franco» es la segunda canción del EP y de una vez voy a admitir que es mi favorita, a pesar de ser la mas sencilla en cuanto a estructura las pocas oraciones que tiene resuenan con casi cualquiera que haya visto algún proceso en su vida terminar, en este caso es una relación romántica en la cual el resentimiento ganó. La canción pone este escenario para luego decir:

 

“Es mentira, no todo terminó.
Si quieres regresar puedes regresar.”

 

Un coro que evidencia el arrepentimiento del pasado y las decisiones que se tomaron, solo para comunicarle a esa persona que las puertas siguen abiertas a pesar de todo. La canción repite el coro muchas veces pero es justamente la cantidad necesaria, algo tan sencillo pero tan profundo que no puede decirse una sola vez.

 

 

«Norte» fue su segundo sencillo y es además la primera canción del EP. Abre con unos acordes brillantes y largos que plantan el escenario indie rock una vez más. Que placer escuchar esto con voces en español que hablan sobre lo que pasa desde su voz y hablan para expresar porque tienen algo que decir (por más tonta que suene mi explicación). Los riffs de guitarra estimulan constantemente mis odios mientras el bajo y la batería llevan de la manera mas placentera posible la base rítmica.

 

«Luces» es la tercera canción pero para mí es la continuidad de Norte ya que sigue hablando por el mismo camino, se siente como parte de la misma conversación. “Las luces ya no volverán,” pero no es un tono melancólico, parece mas bien ser aceptación de un proceso que ya la mente parece estar pidiendo: “ya no quiero ver ni tu sonrisa, la ceniza de mi habitación se fue”. Me recuerda de momentos en los que me he tenido que agarrar de mí mismo fuerte y seguir, esos momentos en los que la vida le recuerda que hay que amarse primero a uno.

 

«Gravedad» tiene una estética similar al de muchas bandas de Rock Cristiano, aquí tal vez sentimos mas la influencia de Ale Fdz. Ale es productor y músico que hace un tiempo tuvo un proyecto solista del cual yo era un fuerte seguidor. En ese momento se dio a escuchar fuerte y eventualmente cambió sus rumbos por la producción mas que todo de proyectos de Rock Cristiano. Esta joya, La Isla Que Somos es evidencia de sus capacidades como productor.

 

El disco termina con «Piel»,  una canción acústica en la que se siente un estilo mas suelto de la banda, mas crudo y sin tanta estructura. Me gusta el cambio de atmósfera como queriendo decir “tenemos mas que lo que estamos mostrando”.

 

La Isla Que Somos es una joya y hay que apreciarla como tal. Espero escuchar mas música de Adiós Cometa muy pronto y hasta verlos en vivo. Les deseo toda la suerte del mundo como banda y los insto a hacer conciencia sobre el alcance que puede tener su proyecto.