Morrissey ha escrito un tributo a Prince en donde el antiguo cantante de The Smiths logró honrar a la leyenda de la música, basurear a la Familia Real Británica y promover el veganismo en una declaración de tres párrafos. En una publicación en su fan-site True-to-You, Moz reclamó que de todas las cosas por las que recordaremos a Prince – su música, su estilo, sus filmes, su instrumentación – al final de la lista estaría su estricta dieta sin carne.

«Prince ha influenciado al mundo más de lo que se sospecha, y de a alguna manera la vida de su música apenas inicia, él será agradecido no solo por los humanos, sino por los animales por vivir si vida de la manera en que lo hizo», escribió el cantante de «Meat Is Murder«. «Verán, los humanos no son el mundo».

Una foto de PETA con una imagen de Prince y su cita, «Necesitamos un Día de los Derechos de los Animales cuando todos los mataderos cierren», acompañó el tributo de Morrissey.

El cantante también se mostró molesto pues las noticias del deceso de Prince fueron opacadas en el Reino Unido por la constante cobertura del cumpleaños #90 de la Reina Isabel.

Lean el tributo por acá:

Aunque fue un vegano por mucho tiempo y un fuerte vocero por la abolición de los mataderos, ninguno de estos puntos fueron mencionados en los cientos de reportes televisivos que vi ayer conforme cubrieron la encantadora vida y triste muerte de Prince. Estos puntos no se mencionaron porq que se identifican como expresiones contra los intereses e$tablecido$ [sic], así que a nosotros, meros esclavos, no se nos permite saber. Prince ha influenciado el mundo de maneras insospechadas, y de alguna forma la vida de su música a penas inicia, él será agradecido no solo por los humanos, sino por los animales por vivir si vida de la manera en que lo hizo. Verán, los humanos no son el mundo.

Entretanto, el mismo día que Prince se desvanece de forma física, Londres e Inglaterra se mantienen como dos países muy distintos, y en Londres los medios (bajo instrucciones tiránicas del Palacio de Buckingham) informan al mundo que Su Astucia Real está celebrando su cumpleaños 90, y se nos asegura que todo el Reino Unido está celebrando una monarca que ha «servido» (aclaro, servido a sí misma, no a la gente) por más de 60 años. No hay evidencia de celebraciones, y de hecho hay reportes callados de indiferencia nacional. En este estado mental se ha establecido que la monarquía es la nueva anarquía. Es la cara de la supremacía blanca, la represión social, la tiranía, la opresión, el control mental, el control de la minoría, la dictadura y, en las calles más allá de la SW1, injusticia. Todo lo que honestamente puede celebrarse en el cumpleaños No. 90 de Isabel es la realidad que ella es el fin de la línea familiar. ¿Cuál otro podría ser su propósito?

Prince, quien hizo algo de su vida opuesto a recibir una fortuna regalada, es más ‘real’ que Isabel II, y será llorado mucho más que ella, pues ella nunca logró hacerse querer, sin importar cuánto pago y promovió no-noticias en los periódicos del mundo. Las gaviotas mentirosas de Buckingham Palace nunca te permitirán olvidar quién tiene el cetro. Y, claro, todos sabemos lo que las gaviotas hacen sobre la gente que está abajo.

Prince es la realeza que la gente ama, mientras que Isabel II fue forzada en la gente a quien nunca se le preguntó si la querían o no.

Vía RollingStone.