1146690_10151630408858952_690189577_n.jpg

Los consumidores utilizan Netflix por una serie de razones, pero quizá la más prevalente es por su conveniencia. Si sos un fan de la música ocupado o sin ganas de socializar, ahora existe VNYL, un servicio que se mercadea a sí mismo como «El Netflix de los vinilos».

De manera similar a su contraparte de películas, VNYL es un concepto sencillo. Primero, los suscriptores eligen entra varias categorías, llamadas  #vibes (vibras) que incluyen #cooking (cocinando), #betweenthesheets (entre las sábanas), #rainyday (día lluvioso) y #work (trabajo).

A partir de ahí, el servicio envía un paquete personalizado basado en la selección de vibras. Los usiarios pueden quedarse con cualquiera de los LPs por $12 o regresar alguno de los discos para recibir otra selección a final de mes.

El fundador de VNYL, Nick Alt le dijo a Mic,

«La inspiración vino de tomar las mejores partes de Beats, Spotify y Soundcloud y traducirlas a una experiencia tangible».

Es una movida astuta, considerando el escenario de ventas en la industria musical. En el 2014, se compraron cerca de 9.2 millones de discos en vinilo, la más grande cifra desde que Nielsen empezó a contabilizar las ventas en 1991.

Por el momento, VNYL no tiene competidores, sin embargo, otro servicio llamado Vinyl Me, Please envía una álbum de edición limitada cada mes a sus suscriptores por $23, mientras que Wax & Stamp y Klekt serán lanzados este año en Europa.

Aunque el modelo parece ser una progresión natural dentro del mundo del vinilo, varios aficionados han mostrado sus reservas, en especial sobre la calidad que el acetato rentado pueda conservar (recibir rayones sería fácil luego de mucha manipulación).

Además, por lo general los amantes del vinilo tienen un interés mayor por una experiencia musical tangible, así que podría ser difícil alejarlos de las tiendas tradicionales de LPs.

Vía CoS.

1146690_10151630408858952_690189577_n.jpg