La fórmula para crear un disco exitoso radica en la calidad de su contenido, así como en la forma de comunicarlo. Thom Yorke, vocalista de Radiohead, entendió esto antes de saltar a los escenarios como solista. Recientemente publicó su tercer álbum de estudio titulado ANIMA, un experimento musical que gestó al lado del productor Nigel Godrich, socio eterno de él y su banda. 

Juntos concibieron un disco tan ecléctico y sensitivo que con solo un CD no se puede descifrar. Por esto, Yorke tomó la decisión de unir esfuerzos con el director Paul Thomas Anderson para realizar un cortometraje que lleva el mismo nombre del disco, pero lo desnuda a un nivel descomunal. Quizá para publicitar más su material o para mostrarle al mundo que su música rompe las barreras de lo mainstream. No importa, la cosa es que ya está disponible en Netflix y deberían verlo.

Rodado en Praga y Les Baux-de-Provence, el cortometraje protagonizado por el mismo Yorke incluye tres temas de su disco: “Not the News”, “Traffic” y “Dawn Chorus”. Lo co-protagoniza Dajana Roncione, novia actual del cantante, con la que actúa una historia de amor que más que ternura provoca ansiedad. La trama de ANIMA está llena de colores monótonos, movimientos exagerados y una pantomima de sueño inquieto.

Más que entretener, la cinta convoca a reflexionar sobre la claustrofobia contemporánea, ese sentimiento de cansancio que genera la rutina y la emoción que puede provocar un sueño en el metro. Con tomas llenas de desesperación ambientadas con capas de pelusa electrónica y ruido deconstruido, el corto se une a la cadena de producciones futuristas por las que está apostando Netflix, como “Black Mirror” o la reciente serie animada “Love, Death & Robots”.

“Por alguna razón, pensé que una manera realmente buena de expresar la ansiedad de manera creativa era en un ambiente distópico. Tenía muchas cosas visuales sucediendo en este punto. Otra era donde todos viajaban al trabajo, pero sus cuerpos les decían que ya no lo harían. Se negaban a cooperar, por lo que estaban haciendo estos movimientos involuntarios”, afirmó Yorke para Crack Magazine.


Foto por Clementine Schneidermann para Crack Magazine.

La historia inicia con varias personas cansadas y agobiadas viajando en el metro, quienes de repente se ponen a bailar con pasos que no se ven muy a menudo en una pista de baile. La coreografía del filme estuvo a cargo de Damien Jalet, coreógrafo de Suspiria (2018), el remake de Luca Guadagnino cuya banda sonora compuso el propio Yorke. El equipo de producción señala que estuvieron inspirados por el trabajo de Charlie Chaplin (el corto es un homenaje a la era de la película muda).

“Tuvimos muchas sesiones de Skype entre Thom, Paul y yo. De hecho, no estábamos físicamente juntos en la misma habitación hasta el día en que grabamos. Fui con Paul a Praga para buscar lugares y estaba pensando en Thom en todas partes, y cómo bailar en el metro entre todos. Analizamos la música juntos para comprender los tiempos y ver donde filmaríamos todo. Básicamente, necesitábamos estar preparados, porque al final grabamos esto muy rápido, en una semana, con mucha gente”, declaró Jalet para la revista Dazed.

ANIMA es el producto de lo que Yorke ha descrito como un período prolongado de ansiedad y parece que está lleno de frecuencias fantasmales y pulsos de fibrilación. Pero aquí, él y Godrich han perfeccionado un sonido propio, uno que no toma los logros de Radiohead como su principal unidad de medida. Las letras de Yorke siguen siendo imaginarias, no específicas, tan intratables como las que escribía en su juventud.

El disco consta de nueve canciones que exploran sonidos clasicos hackeados con sintetizadores, patrones musicales que impactan como luces de neón y capas de voz que Yorke compuso de forma hermética y elegante. El viaje sonoro que propone ANIMA es mucho más íntimo que el de otras producciones anteriores del artista inglés y se nota a plenitud en canciones como “Twist”.

La portada del álbum estuvo a cargo de Stanley Donwood, pseudónimo del escritor y artista inglés Dan Rickwood, quien ha ganado fama por su trabajo en el diseño de portadas de álbumes y afiches de Radiohead en cada lanzamiento desde el disco: The Bends (1995). La campaña de marketing del larga duración se apropió también de espacios físicos, por medio de la supuesta publicidad de una empresa llamada “Anima Technologies”.

Hasta se creó un hilo de reddit en donde se discutieron distintas teorías de lo que sería una supuesta cámara de sueños que ofrecía la compañía con el fin de ayudar a las personas a recuperar los sueños perdidos olvidados al despertar. La publicidad también contenía un número telefónico donde las personas podían llamar para solicitar el servicio (que en realidad era un montaje para promocionar el disco de Yorke), pero nunca hubo respuesta alguna, solo un mensaje de voz que reproducía “Not the News”, sexta canción del disco

Un usuario de esta red social afirmó que algunas de las llamadas que hicieron al supuesto número de «Anima Technologies» fueron utilizadas como transiciones de canciones en esta presentación en vivo de Yorke. Juzguen ustedes mismos al minuto 7 del video. Si es así, buena jugada del inglés, muestra clara de que la creatividad no tiene límites.