blurred.jpg

Robin Thicke y Pharrell Williams han sido ordenados a pagar $7.3 millones de dólares en daños a la familia de Marvin Gaye luego de perder un juicio de derechos de autor.

El jurado encontró al dúo culpable de copiar el hit de Gaye de 1977, «Got to Give It Up«, para su exitoso sencillo del 2013, «Blurred Lines«. El veredicto fue entregado por un jurado de 8 personas luego de un juicio de una semana.

La sentencia se da después de dos años de drama legal, incluyendo los esfuerzos de Thicke por culpar a Williams. Durante los procedimientos, Thicke cantó una serie de canciones de artistas como U2, The Beatles y Michael Jackson para ilustrar cómo varias canciones pueden tener progresiones de acordes similares y aún así ser diferentes. 

Para contrarrestar, los demandantes presentaron varias entrevistas en las que Thicke y Williams mencionan a Gaye, incluyendo varias donde Thicke citaba específicamente el tema en cuestión y Williams afirmó que estaba «tratando de pretender» ser una leyenda de Motown al escribir el track.

Por su parte, a Williams se le pidió interpretar la línea de bajo de ambas piezas durante el jucio, luego de lo cual admitió que había similitudes entre ambas. Igualmente, Williams trató de argumentar que las canciones compartían la misma «vibra», y que «Blurred Lines» no era una copia directa. 

«Lo último que quieres hacer como creador es tomar algo de alguien más cuando lo amas», se le citó diciendo. Claramente, el jurado estuvo en desacuerdo.

T.I. y Star Trak/Interscope Records fueron declarados inocentes y no pagarán parte de los $7.3 millones de dólares. 

Por acá, un video que compara ambas piezas:

Vía CoS.